Follow Us

Language

Historias Inspiradoras

Compartir

Ángel, Niño – 12 años

Huir parecía la solución más fácil para Ángel. Se escapó de la casa grupal donde vivía. Él no se presentó en la escuela. “Nadie se preocupa por mí”, dijo. “No hay esperanza”. Ángel de doce años estaba deprimido e impulsivo y se había estado cortando a sí mismo como una forma de lidiar con su dolor.

Ángel vino a VIP para consejería. Cada vez que él amenazaba de correr, nuestros clínicos hablaban con él hasta que se quedara.

Ángel comenzó a enfrentar sus problemas; Ángel había acusado falsamente a su abuelo de golpearlo, lo que puso fin a su relación. Con la guía de nuestro equipo de Estabilización de Colocación Juvenil, finalmente, Angel trabajó para reconectarse con su Abuelo, quien pasó por todas las medidas de seguridad necesarias para que Angel pudiera visitarlo los fines de semana. A través de la asesoría, Angel también habló sobre el acoso escolar que estaba experimentando en la escuela, lo que afectó su asistencia. Nuestros clínicos y el personal del hogar grupal trabajaron con la escuela para resolver el problema de la intimidación.

Mucho ha cambiado en la vida de Ángel a través de la ayuda que recibió en VIP. Ángel ahora va a la escuela regularmente. Es menos impulsivo y ha accedido a un asesoramiento continuo. Y ya no amenaza con huir. Él ha aprendido lo que su terapeuta VIP le dijo por primera vez. “No importa dónde corras, tus problemas te seguirán”. Con un sistema de apoyo atento que lo ayuda a manejar sus problemas, Ángel ya no necesita correr.

Estás a un clic de hacer una diferencia concreta en la vida de alguien

Nuestro trabajo sólo es posible gracias a individuos generosos como tú.

Haz tu donativo

  • Compartir